Imagen de marca. No es cómo te ves, sino cómo quieres que te vean

imagen de marca como te ven

Imagen de marca. No es cómo te ves, sino cómo quieres que te vean

!Comparte! ✅

La imagen corporativa es la tarjeta de visita de nuestra empresa o marca, es la primera impresión que el cliente va a recibir de nosotros, y en tan solo un segundo ya le habremos provocado algún tipo de sensación.

Un buen diseño de nuestra imagen puede hacer que el observador asimile nuestra marca como profesional, elegante, moderna, exitosa… etc. Por el contrario, una imagen de marca descuidada u obsoleta nos presentará como una empresa antigua, poco competitiva.

imagen de marca

Como vemos, la importancia de un buen diseño es clave para identificarnos, para que esa primera impresión diga lo que queremos transmitir, nuestros valores y fortalezas.

Además de transmitir nuestra personalidad como marca, nuestra imagen ha de ser competitiva. Y es que al cabo del día visualizamos consciente e inconscientemente una enorme cantidad de logotipos y marcas. Así que nuestro objetivo será destacar por encima de todas ellas, conseguir que el observador recuerde nuestra imagen frente a un gran número de marcas.

El proceso para conseguirlo comienza por hacer un análisis de los conceptos a representar, de cómo vamos a definir nuestra marca. En definitiva, de lo que queremos transmitir y cómo queremos que nos vean.

Logotipos, isotipos, imagotipos, isologos…

A la hora de crear una identidad de marca, existen diferentes opciones, vamos a conocerlas un poco mejor:

Logotipo

Este concepto en la mayoría de los casos se emplea de forma incorrecta para designar al diseño de imagen de marca (aunque esté compuesto por alguna forma). Cuando en realidad hace referencia solamente a aquellos casos en los que únicamente se usa tipografía para componer el diseño de marca. Muchas de las que optan por el logotipo cuentan con una tipografía especial, en la mayoría de los casos creada exclusivamente para esta marca. Lo cual le hace ganar en personalidad y singularidad.

Logotipo

Isotipo

Cuando hablamos de isotipo nos referimos a la forma o icono como representación de una marca. No contiene tipografía, el mensaje se transmite de forma gráfica, es decir, no lo podemos leer, solamente comprender. Por lo general es más fácil de recordar una imagen que una palabra. Y por eso en la actualidad nos encontramos con muchas empresas que han optado por un restyling del logotipo, apostando por la simplicidad y han eliminado el texto hasta quedarse solamente con el isotipo. Esto hace que la marca se actualice visualmente sin modificar la imagen tradicional.

Seguro que todos recordamos estos ejemplos:

Isotipo

Imagotipo

En este caso, en la representación de la marca aparece un elemento gráfico acompañado de un elemento tipográfico. Estos dos elementos funcionan juntos, pero no se encuentran fusionados. Aunque se pueden utilizar por separado, normalmente se utiliza el icono o símbolo de forma aislada. El símbolo, por lo tanto, ha de contar con significado propio.

Imagotipo

Isologo

Por último, aparece el isologo, es decir, cuando el elemento tipográfico y la forma o símbolo aparecen fusionados para formar un todo indivisible. En este caso no se pueden separar porque no funciona un elemento sin el contexto del otro.

Isologo

¿Por qué es importante invertir en DISEÑO?

De nada nos sirve invertir dinero en publicidad con el fin de atraer a un determinado público si la imagen de nuestra marca no conecta con este sector.  Por ejemplo, si nuestra imagen es excesivamente clásica será más difícil que atraiga a un público joven. Así que si queremos que el posible cliente nos perciba como una empresa innovadora, actual, competitiva… Nuestra imagen debe de reflejarlo. Y si contamos con un diseño obsoleto o mal elaborado jamás conseguiremos transmitir dichos valores.

No es cuestión de gustos

En contra de lo que puede pensar mucha gente, no es cuestión de lo que le gusta o deja de gustar a la persona que diseña una imagen de marca o al gerente de la empresa. Las cosas no funcionan por casualidad.

Cada color nos transmite sensaciones diferentes, incluso dependiendo de la edad o cultura varían aún más: El rojo nos altera, el verde nos relaja… La psicología del color es una herramienta básica para los diseñadores independientemente del color de moda o de gustos personales. Por lo que se emplea uno u otro en función del mensaje que se desea transmitir.

Lo mismo ocurre con la tipografía

No es casualidad emplear una u otra. Las tipografías con arabescos aportan una mayor personalidad, sin embargo, son menos legibles o incluso dependiendo de la fuente más caducas, y en un futuro pueden aportar a la marca un aspecto más antiguo o pasado de moda.

En cambio, las tipografías de palo seco evocan atemporalidad y funcionan a la perfección con el paso del tiempo. Pero hemos de tener en cuenta que aportan menos carácter por lo que normalmente acompañan a un símbolo o icono más potente visualmente.

Si bien es cierto que nada es blanco o negro y que se emplean numerosos recursos visuales, los diseñadores utilizamos diferentes herramientas para conseguir que el mensaje sea recibido por el observador de forma correcta.

Si esto no sucede, el logotipo (islogo, imagotipo…etc.) no funciona, no es correcto.

Imagen de marca bombilla

Dimensiones, legibilidad, mensaje…

Lo mismo sucede cuando la marca no se puede identificar en dimensiones demasiado reducidas, cuando su legibilidad no es buena, cuando la comprensión del mensaje resulta difícil o confusa… etc.

Estos aspectos resultan incómodos para el observador, por lo que nuestra marca va a provocarle una sensación negativa. Existen miles y miles de marcas y elegiremos aquella que nos agrade. Por lo tanto, podemos desechar una marca desde el primer segundo, muchas veces “sin saber por qué”, pero elegimos otra. Pues bien, acabo de desvelarte uno de los motivos.

En cambio, si logramos captar la atención del observador y que tenga una experiencia visual agradable así como transmitirle unos valores positivos, tendremos la mitad del camino recorrido desde el primer segundo. Y ahora será más fácil que recuerde nuestra marca por encima de otras.

Por último el trabajo creativo del diseñador hará el resto.

A modo de conclusión destacamos la importancia de construir una buena base para nuestra marca. Cada día la personalidad de una empresa es más importante y ésta se transmite a los clientes desde el primer momento a través de un logotipo, de una imagen de marca coherente con los valores que nos representan.

¿Conocías todos estos conceptos de diseño? Seguro que te han sido muy útiles, y si quieres sabes más, pincha en este link para conocer las tendencias en diseño web de este 2020.

!Comparte! ✅